1/5/17

Plato con arañas

Los insectos y las arañas, que no son precisamente insectos, tienen una especial atracción para el espíritu humano y se los ve representados en las artes y la artesanía, como es el caso de este plato de cerámica que tiene algo de misterioso ceremonial en su diseño.


26/3/17

La verdad


Como esculpido en una lápida romana, todo en mayúsculas, cito el dicho clásico sobre la verdad y el hecho de que siempre la dicen el borracho, el indignado y los niños.  


IN VINO IN IRA IN PUERO SEMPER EST VERITAS 


Esto, claro está, se aplica a verdades parciales y mundanas y nada tiene que ver con esa verdad absoluta que no existe sino en la mente ilusa de los dogmáticos.



19/3/17

Don Baruj habla de El Que no se Nombra

--Me han dicho, don Baruj, que usted no cree en Dios--lo interpeló hace unos días una de las que le tienen ojeriza y antipatía. Se lo dijo como si lo amenazara,--que usted es un ateo, dicen.

--Y han dicho bien-- le respondió don Baruj con un dejo de ironía, tan suyo, en la sonrisa.

Don Baruj, bien lo sabemos, no se inmuta ante quienes quieren discutir, enrabiados, asuntos indiscutibles.

--La existencia de dios no está en duda--agregó don Baruj, para sorpresa de los que creemos conocerlo y pensamos que jamás va a ir contra sus principios y convicciones.

--Claro que no--lo confirmó con brío de triunfadora quien acababa de acusarlo del pecado imperdonable de negar al Atísimo--. Dios existe y eso nadie puede dudarlo.

--Para el que cree en dios--continuó explicando don Baruj--, dios existe: no le cabe duda. Su fe se lo asegura.

No podía contener su triunfal dicha la creyente defensora del buen nombre de El Que no se Nombra.

--De la misma manera--siguió hablando don Baruj--para los que verdaderamente no creen en dios, dios no existe: tampoco les cabe duda alguna.

Tomó un sorbo del té que yo acababa de servirle cuando le espetó su bien fundada pero irrelevante acusación la fervorosa, puso la taza en el platillo casi sin que hiciera ruido y dijo, mirándola a los ojos:

--Dios existe y a la vez no existe. Todo depende.

Mandorla



18/3/17

Gregorio Samsa







"Als Gregor Samsa eines Morgens aus unruhigen Träumen erwachte, fand er sich in seinem Bett zu einem ungeheueren Ungeziefer verwandelt."

Probablemente no haya otra obra literaria que, como el cuento "La metamorfosis", de Franz Kafka, pueda reclamar el derecho a ser la más conocida representación artística de un insecto. Al pensar en el tratamiento de los insectos en literatura es probablemente la obra que primero vine a la mente. La carga simbólica que lleva la fantástica transformación del protagonista en un insecto es enorme y ejerce en el lector un peso difícil de quitárselo de encima.

La horrible fascinación que produce tal metamorfosis tiene profundas raíces subconscientes que el lector no es capaz de cercenar. De ahí el impacto inolvidable del texto kafkiano y el reconocimiento universal del personaje aun cuando muchos no hayan nunca leído el cuento. Como don Quijote y Fausto, Gregorio Samsa es un personaje literario que resume un elemento esencial de la psique humana.

                                                     Fshizz - Alexander Pavel Gürlich


17/3/17

Variaciones de don Baruj sobre un tema repetido

--A cada cual nos toca nuestro tiempo--dice don Baruj--, nuestra cuota de días contados, un segmento mínimo de la eternidad.

Y como nos quedamos mirándolo como esperando algo más, agrega:

--Y no hay más. Eso es todo.

¿Es todo lo que tiene que decir? ¿O es que no hay más que el tiempo que se nos otorga?

--Pero hay otro tiempo en otra vida--reclama desde su fe alguien de los presentes.

--Se lo quisiera--responde don Baruj--, pero no parece haberlo.

Importa entonces--pensamos--aprovechar esa cuota lo mejor que se pueda, sabiendo que no hay cómo echar pie atrás ni oportunidad ninguna de volver a empezar, como se lo puede hacer una y otra vez en el mundo maravilloso de las obras de arte. 

--Solo en el arte--agrega don Baruj, como si nos leyese el pensamiento--nos salvamos en parte—y sólo en parte—de la limitación que el tiempo nos impone a los seres vivos, formas fugaces que somos de lo que transcurre y pasa.

15/3/17

Otra vez las avispas

Aunque ya comentada anteriormente en otra entrada de este blog, la información sobre la implortancia que la avispas tienen para la literatura escrita e impresa merece un nuevo comentario, algo más completo que el anterior.

Mark Kurlansky, quien ha escrito iluminadores libros históricos sobre la sal, sobre el bacalao y otros aspectos de la alimentación, acaba de publicar en el 2016 un completo estudio sobre la historia del papel. En el capítulo quince, que titula "Invitación de una avispa", se refiere al científico francés del siglo XVIII, René Antoine Ferchault de Réaumur como precursor del papel moderno, que se fabrica con madera, a diferencia del papel anterior, que se hacía de trapos.

"A Réaumur--escribe Kurlansky--le fascinaban los insectos. Al estudiar las avispas descubrió que fabrican sus nidos con fibras de madera y que éstos parecen de papel. Las avispas recoleccionan partículas de madera de graneros o postes viejos, desgastados por el clima, y con ellas fabrican ingeniosamente diseñadas casas impermeables con techos como cúpulas de papel delgado y liviano en capas superpuestas. Se le ocurrió a Réaumur que estos notables ingenieros naturales tenían un método de hacer papel mejor que el de los humanos".

En 1719 presentó su estudio de las avispas a la Real Academia Francesa en el que observa que las avispas nos enseñan que se puede hacer papel con fibras de plantas y de ciertos árboles.

No fue hasta muchos años después que se abandonó casi por completo la fabricación de papel de trapo a causa de la escacés del mismo y se adoptó la producción industrial del papel de celulosa, que es la que provee al mundo de la mayor parte de la enorme cantidad de papel que se utiliza en infnidad de productos y que hace posible la publicación de los innumerables libros que se producen a diario por millares.

Debieran las avispas ser el insecto admirado por los escritores tanto por su ingeniosa creación del papel, como por su simbólico aguijón que sugiere el ingenio del intelecto crítico y combativo. Déjesele a la abeja la miel del canto y a la avispa reconózcasele la agudeza del pensamiento y la prosa escrita.

Un irónico consuelo


En su libro Paper: Paging through History, Mark Kurlansky--reconocido historiador de la sal y del bacalao--observa que en el siglo XIX se comenzó a producir libros en enormes cantidades a pesar de que muchos ni siquiera se vendían, entre ellos los de autores tan meritotios como William Blake y Percy Bysshe Shelley, poeta este último que nunca publicó un libro con una editorial establecida.

“El fenómeno de los libros restantes—la venta a precios de descuento de libros acumulados en bodega—, un desarrollo especialmente ignominioso para los autores, se produce a partir de entonces. En Inglaterra--agrega Kurlansky—los libros viejos comenzaron a aparecer en almacenes y queserías, donde sus páginas se usaban para envolver. Las páginas de libros sin vender se usaron también para encender pipas, chimeneas y lámparas. En el peor de los casos fueron útiles también en los baños”.



Buena objetiva observación que muchos escritores publicados necesitamos tener en cuenta, al menos por lo que pueda aportar de irónico consuelo.